martes, 1 de septiembre de 2009

Una pareja de ancianos baja del autobús(Rodolfo Serrano)





En sus pies arrastraban todos los días del mundo.
Y en sus ojos de agua estaba la tristeza
de quien todo lo ha visto y nada ha sido suyo.

Había como un miedo a un futuro que era
corto como los besos robados en la noche
o como la palabra de amor no pronunciada.

La cogió dulcemente de la mano, muy tenue,
como si aquellos dedos fueran cristal,
latidos de un corazón cansado y entreabierto.

Posiblemente fuera la angustia de los lunes
en sus cuerpos vencidos lo que andaba con ellos
o ese viejo temor a un mañana improbable.

Se fueron, lentamente, perdidos entre el ruido,
sabiendo que la vida era sólo el segundo
siguiente a ese segundo de la mano enlazada.

Sabían que el pasado empujaba sus cuerpos.
Y el tiempo no podría jamás, jamás, con ellos,
por mucho que los años derrotaran la carne


(Un Regalo para Mis Galleguitos Adorados!!!)

5 comentarios:

Romano dijo...

Muy emotivo,,,,

Saludos,,,,

Eli dijo...

Linda...
Y esa hermosa realidad de caminar, caminar, caminar y taaanto camino andado agarrados de la mano de ese inigualable "compañer@" de viaje.

Ya se enmudecieron mis labios cuando el Maestro Serrano nos lo regaló...y pasear por tu rincón y encontrarmelo con nombre y apellidos...echó mi voz a la posada del viento.


Un abrazo siempre fuerte.


P.D. Que tus "galleguitos adorados" sigan cumpliendo más sueños que años de la mano. :)

Clarita dijo...

Cielito, que bonito regalo, que preciosidad de regalo y que bellísima foto, se me han saltado las lagrimitas, guapaaaaaaa!!!!

Un besote enormemente enorme siempre con muuuuchoooo cariño!!!
Te quiero muuuuchooo y espero impaciente que me cuentes que tal la peli!!!jo que suerte!!!jeje

Alatriste dijo...

Conseguir que un amor dure hasta el invierno de nuestras vidas. No creo que pueda haber nada más dulce. Es la única manera de que no nos alcance el vértigo. Después de leerte, me voy a quedar a que termine de sonar mi canción favorita, la que suena en mi móvil, la que es el norte de mi brújula. Un beso muy fuerte.

Alatriste dijo...

Me alegro de que te gusten tanto mis historias. Es un placer tenerte en mi desván y espero que llegaras para quedarte, porque así nos ayudaremos a superar el vértigo. A ver si escribes pronto tú también. Je, je, je. Un beso enorme, guapa. Hasta pronto.