jueves, 21 de mayo de 2009

YO TAMBIEN ESTUVE EN PEUMAYEN....

video

Fui por primera vez a un recital de Ismael Serrano, este año, me "lo presento" mi Amigueta del alma, aclarandome es un camino de ida...y cuanta razon tenia...ya es un diario transitar por ese camino...Es un camino que logra transportarme a "ese otro mundo posible"...Realmente lo que vivi en ese recital fue INCREIBLE, fueron 4 horas en las que transite por todas las emociones, sensaciones y sentimientos...hasta el dia de hoy escucho un tema de Ismael y me transporto a ese momento...Visitando el blog de Ismael alguien logro describir con exactitud(estremecedora) la magia de aquel dia...lo tome prestado...

RECITAL DE ISMAEL 4/4/09...(Estadio Malvinas Argentinas-Bs As)
Miré por última vez el reloj a las 21.08. Se apagaron las luces. Comenzó la magia y un viaje sin retorno a un lugar soñado. Se nos abrieron las puertas de Peumayén y entramos todos juntos. Testamento Vital, y Amores imposibles en lo que todos nos negamos a creer. Algo distinto iba a pasar, hoy no iba a ser como ayer, ni como el año pasado. Volvió Ismael Serrano. Sucede que a veces y "Hoy revolución" me reencontró conmigo. Comenzaste a hablar, tu sonrisa increíblemente transparente. Como si fueras un niño comenzaba la parte actoral del show, y dabas las gracias a quienes habían ido de compromiso a verte, por sacar quizás un rédito posterior por semejante hazaña. ¡Es cierto: "mejor solo"! Me hiciste reír y disfrutar de tu voz al lado de un susurro de centenares de personas, que entendieron que era un momento para callar y escuchar, duermes nos apaciguaba la histeria urbana. Eres me sorprendió y lo disfruté, te lo agradecí de corazón, y mordí mi labio para que no me ganara el nudo en el pecho. Recordé una nota que había escuchado cuando hablabas de esa mujer que describías en el tema, volví a entender porque te escuchamos. Porque seguimos esperando que Wendy nos diga un día, al prender la luz "¿Por qué te tardaste tanto en regresar? Te estaba esperando". Otra parte del show para reír, a carcajadas. Nos hablaste de Verano Azul, Quique y Chanquete. Nos confesaron el secreto que tenían guardado: Bergia fue amigo de Bluce Lee y Bruce Lee era argentino. Lograste que me conectara con Sesión Continua de otra manera muy diferente, por primera vez escuche el tema como se merecía, desde una nostalgia y conmemoración a la infancia. El virus del miedo me llevó a momentos negros de mi vida, pensé en quienes como yo, muchas veces decidimos encerramos para no salir al mundo, porque nos comió el virus, porque nos ganó el miedo. Me recuperé pronto, porque necesité de mi voz para gritar "asesinos" con Vine del Norte. En este tema, debo reconocer que los allí presentes nos portamos muy bien, aplaudiendo y silbando cuando los espacio nos lo permitían. Tu sonrisa, otra vez. Te estábamos robando el tema, y dejaste que lo hiciéramos, y yo que en tu risa me veía caer.Con la memoria como bandera, y la renuncia a negociar con quienes prefieren el silencio, me emocionaste hasta las lágrimas con "Al bando vencido". Ismael, el que conocí, había vuelto, y estaba cantándole a la lucha. Zamba del inmigrante, y todas las personas que están lejos, estaban allí conmigo. Las que se fueron, las que buscaron otra frontera, las que la pelean en otras tierras, las que sufren una soledad que les consumen la esperanza, y también aquellos que pronto partirán y quienes pronto tendré que recibir. Falto la Negra, pero el público se encargó de cantar su parte. Increíble. Gracias.Salio un bandoneón al escenario y el espíritu porteño ensanchó mi pecho. Buenos Aires 2001 se hizo carne, y me llevaste de regreso a días en que los argentinos perdíamos mucho y pero salíamos a ganar más. A las madres, y hasta la victoria siempre. Otra vez, Ismael, me reconciliaste con una parte de mí. Si se callase el ruido y la gente formando parte esencial del tema. Nos hiciste cómplices del concierto, nos sacaste del lugar de simples espectadores. Y todavía faltaba tanto...Mis miedos a la rutina y al amor como un acto de cotidianidad, se juntaran para cantar con vos Un muerto encierras. Ese "ataré bandadas de gorriones" que pensaba que nunca iba a volver a sentir como en el Luna, y sin embargo, lo lograste de nuevo. Me comiste el alma, y te seguí el canto con el nudo que ya había subido a la garganta. La introducción a la que le temía había llegado, no se puede contra eso. Recuerdo y unas ganas tremendas de que un día las cosas cambien, que mi memoria y deseo de esa persona no me jueguen una mala pasada. No pude seguirte, las lágrimas me brotaban como la admiración a tus letras.Me sorprendiste con un tema que no había querido escuchar hasta que no fuera en vivo. No me equivoqué. Ismael, me llevaste de regreso a viejas sensaciones, a la melancolía a la que no renuncio, Te Vas, y una frase con la que me hiciste poner la piel de gallina "Y yo, procuraré sonreír más a menudo, y acostarme a una hora prudente". Es que lo prometí tantas veces... Ya ves y Vértigo, me devolvieron el alma al cuerpo, se despertaron los sueños dormidos. Nada está perdido. Cassandra, y una tema que elegí escuchar con más cariño. No me fallaste, como en ningún momento de la noche. Pegadito, como quien no quiere abandonar Baires cantaste Últimamente, y todos te preguntamos que te pasaba. Otra vez, me recordaste mi adolescencia, y mis años en lo que empezaba a sentir algo más que dudas. Tierna y dulce, y todos cantamos contigo. Una música exquisita y la idea de atarte al escenario que sádicamente, estábamos fraguando. Por si me estaba olvidando del nudo, cantaste “Papá cuéntame otra vez", y no pude retenerlo. Largué de nuevo el llanto. La seguiste con "No estarás sola" y como si me dieras una palmadita en la espalda, me invitaste a seguir el concierto, que todavía, no se terminaba. Un destello de felicidad, y una película que todos estamos esperando. Gracias por volver. Alguien lo grito, y miraste a tus músicos. Te dieron el visto bueno, y comenzó a sonar Cien Días. ¡Por favor, qué placer! Gracias, millones, por esa música, que genios son los cinco. No quisiera que faltara ninguno. Te fuiste, otra vez, pero volviste. Otra vez. Te estábamos esperando, la gente comenzó a amontonarse, sabíamos que no te ibas. En realidad, no queríamos que te fueras, miraste a Fredy y le dijiste "Ahora". Te sonrió, y empezaste a planear el momento con el resto de los músicos. Comenzó a sonar el tema, y la gente que me apretaba más. Tuve que hacerme espacio para acompañar con baile La extraña pareja que nos cantaste después. Maestros, musicalmente, y en lo personal el tema que más me eriza la piel.Recordé viejas charlas con amigos, también viejos, y antes de irte, nos confesaste que Ya nada es lo que era. En ese momento no me importó, fue un tema que necesitaba escuchar. Gracias, por cuarta vez. Te fuiste, y nos resistíamos a eso. Las luces ya prendidas, la gente que comenzaba a salir, y los necios que nos quedamos ahí pegados y amontonados a las vallas. Se había ido bastante gente, creo que incluso el sonidista, pero salieron igual porque teníamos que seguir cantando con Como la cigarra. Notamos tu cara de cinchudo y para no ser menos cantamos todos juntos hasta que te devolvieran la voz. Me emocionaste, no podíamos desprendernos de vos. Pero te nos fuiste. 01.11 estaba caminando a la puerta de salida, con mi alma llenísima, completa, agradecida, y feliz

2 comentarios:

K@ri.- dijo...

yo tambien estuve en peumayen... y si confirmo en que es un camino de ida!!!
miles de besos libelula.. y estoy segura que estas ya empezando a ser mariposa!

LoreVero dijo...

Gracias K@ri...!!